Arqueólogos encuentran pistas que remiten al reinado de David

Los arqueólogos encontraron un muro y el lugar de fundición de cobre que data del siglo 10 a.C., días vividos por David y su hijo, Salomón, que ejercieron reinado en el antiguo Israel.

El descubrimiento honra la historia bíblica que describe el enfrentamiento que se produjo en el territorio de Edom, mencionado en el libro de Samuel. El hallazgo se encuentra en el sitio arqueológico de Timna, región del desierto de Arava, en el sur de Israel. Por la proximidad con el Mar Muerto, la Biblia presenta a la región como “El Valle de Sal”.

“Así ganó David fama. Cuando regresaba de derrotar a los sirios, destrozó a dieciocho mil edomitas en el Valle de la Sal. Y puso guarnición en Edom; por todo Edom puso guarnición, y todos los edomitas fueron siervos de David. Y el Señor dio la victoria a David por dondequiera que fue. Y reinó David sobre todo Israel; y David administraba justicia y equidad a todo su pueblo.” 2 Samuel 8:13-15

Antiguo Testamento

Con el título de parque nacional, el valle de Timna fue, en el pasado, distrito de producción de cobre, repleto de minas y locales de fundición, preservados durante años gracias a las condiciones extremas del desierto. Durante la excavación, se encontraron también tejidos, ropa, cuerdas, objetos de cerámica, fragmentos de hornos y restos de alimentos. Al enviar carozos de aceitunas y támaras a la Universidad de Oxford, en Inglaterra, los estudiosos comprobaron que, de hecho, correspondían al periodo histórico citado.

Antes de ese hecho, había imprecisiones sobre quien ocupó el lugar. El arqueólogo estadounidense Nelson Gluek anunció que se deparó con las famosas “minas del rey Salomón” en el mismo lugar, en la década de 1930. Pero, el descubrimiento de un templo egipcio en el centro del valle, en 1969, puso en tela de juicio su creencia.

Sin embargo, los estudios confirmaron: “las minas son, definitivamente, del período del rey Salomón”, declaró el arqueólogo Erez Ben-Yosef, de la Universidad de Tel-Aviv. Él fue uno de los líderes del equipo de investigadores.

“La exactitud histórica de los relatos del Antiguo Testamento es discutible, pero la arqueología no puede utilizarse para contradecirlas”, afirmó el investigador.

Con información de los portales de noticias Breaking Israel News, United with Israel, Live Science e Scientific American Brasil