Ayuno de Daniel: ¿Cómo recibir el Espíritu Santo?

Vea cuál debe ser el primer paso en este propósito especial

El Espíritu Santo es la presencia del propio Dios habitando dentro de nosotros. Y, durante el propósito especial del Ayuno de Daniel, lo pondremos a Él en primer lugar en nuestra vida.

No obstante, el Espíritu Santo no habita en todas las personas. Sino solamente en aquellas que están dispuestas a abandonar su voluntad para, de esa manera, vivir la voluntad del Altísimo. Debe haber una renuncia.

La Biblia deja eso bien claro: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Santiago 4:4-5).

Entonces, ¿qué debo hacer?

El Espíritu Santo, en otras palabras, exige exclusividad sobre nuestra vida. No podemos estar con Él y, al mismo tiempo, desobedecer Sus enseñanzas.

“No se puede ser amigo de los dos. ¿Por qué la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cuando la Biblia habla del ‘mundo’, no está hablando del planeta Tierra. Está hablando de las personas que habitan en el mundo, que, en su mayoría, abandonaron a Dios. Y viven según sus propias ideas, deseos y costumbres”, aclara el obispo Renato Cardoso sobre el tema.

Entonces, el primer paso para los que desean recibir la presencia del Eterno en su interior, es vivir de acuerdo con Su voluntad.

Ayuno de Daniel para el avivamiento del Espíritu Santo

Del 19 de mayo al 9 de junio se llevará a cabo el propósito del Ayuno de Daniel para el avivamiento del Espíritu Santo. El cierre será en el día de Pentecostés con el derramamiento del Espíritu Santo, directo del Cenáculo de Jerusalén.

Si usted desea un Avivamiento Espiritual participe este día Miércoles a las 8h,10h,15h y especialmente a las 20 horas en donde usted irá a recibir la presencia de Dios en su vida.