Una escuela que “enseña a ser adulto” es un éxito en Estados Unidos

Desde aprender a doblar una sábana y pagar cuentas, hasta lidiar con relaciones y enfrentar la muerte de un ser querido. Este es el objetivo de Adulting School, que ofrece varios workshops (talleres de trabajo intensivo) dedicados a “enseñar habilidades para el éxito personal y financiero”, de acuerdo con las fundadoras, Rachel Weinstein, Katie Brunelle y Rachel Flehinger.

La escuela surgió en la ciudad de Portland, en el estado de Maine, Estados Unidos, y tiene como objetivo enseñar habilidades de la “vida de adulto”, que muchos jóvenes no aprendieron con sus padres o en la universidad, y que se dan cuenta que necesitan saberlas cuando comienzan a vivir solos. Con el eslogan “Venga en vez de llamar a sus padres”, en menos de 1 año, la institución recibió aproximadamente a 200 alumnos.

Godllywood e IntelliMen

Hace mucho tiempo la Universal notó esa necesidad y, por eso, creó los proyectos Godllywood, para las mujeres, y el IntelliMen, para los hombres. Los grupos fomentan exactamente eso: formar a mujeres y a hombres más maduros y mejores, para sí mismos, para sus familias y, principalmente, para Dios.

Silvana da Silva, de 25 años, buscaba un cambio en su interior, ya que era extremadamente sentimental, y encontró en el Godllywood un apoyo para conquistar ese cambio. “Era muy insegura e inmadura. Además de ser llorona y siempre ahogarme en un vaso con agua. Pero, a través de las tareas, aprendí a actuar con la razón y a tomar decisiones correctas”, cuenta. Ella añade que aprendió a centrarse más en sus objetivos, a adaptarse a la vida de casada, y a tener una mejor relación con Dios.

 

Para el bombero Clebson Silva (foto), de 29 años, el proyecto IntelliMen fue muy útil, ya que lo ayudó a convertirse en un hombre más maduro y responsable. “Siempre dejaba para resolver después los temas importantes y no tenía objetivos bien definidos”, dice. Casi 1 año después de comenzar los desafíos propuestos por el grupo, él cuenta que los cambios son notorios. “Conseguí definir mis objetivos profesionales, ser perseverante y equilibrado. También aprendí a invertir en mi vida profesional, espiritual y a organizar mi economía”, afirma.

Para saber más sobre el Proyecto Intellimen y cómo formar parte del grupo, ingrese a la página oficial del grupo, ingresando aquí.

Para conocer el Godllywood y tener acceso a los desafíos, ingrese aquí.

 

También le puede interesar