Visitar en el Templo de Salomón es una obra inigualable

Mi nombre es Daniela Montes, gracias a Dios tuve la oportunidad de ser parte de la Caravana que viajó al Templo de Salomón en el mes de noviembre de 2014.

Realmente para mí fue una experiencia única. No tenía planeado viajar, a menos de una semana de la Caravana al Templo de Salomón Dios preparó todo y me dio las condiciones y las posibilidades de ir.

Todo fue especial y es difícil poder expresarlo con palabras, pero desde el primer momento que puse un pie en el Templo, sentí el abrazo del Espíritu Santo… fue como entrar dentro del propio Dios, ¡nunca había vivido algo así!

La atmósfera de ese Santo Lugar es especial, uno puede percibir lo mucho que está consagrado con solo caminar por los pasillos. Todo tiene una santidad particular, pude aprender que justamente es eso lo que Dios quiere de nosotros.

Verdaderamente, fue un privilegio elevar mi oración hacia Dios e invocar el Nombre de Jesús en Su Santo Templo. Nosotros sabemos que Dios es Omnipresente y que podemos invocarlo en cualquier lugar, pero honestamente buscar a Dios y recibir Su Plenitud allí, no se compara con nada, es una honra inigualable.

Incluso los momentos previos a que comenzare la reunión, en medio del silencio y de la meditación de La Biblia, pude sentir Su Voz personalmente.

Todas las reuniones en las que participé fueron de gran crecimiento espiritual, e incluso el Tour fue muy importante porque aprendí y amplié mi visión sobre el significado del “sacrificio”.

Fue un antes y un después en mi vida espiritual, y ciertamente “Yo me alegré cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor”. Y esa alegría se mantiene en mí hasta el día de hoy.

Les recomiendo a todos que visiten el Templo de Salomón.