La oración es el medio por el cual hablamos con Dios.

Si entendemos mal lo que es la “oración”, como resultado, oraremos de manera incorrecta.

A continuación tres pautas sobre la oración que el obispo Renato Cardoso presentó durante el programa “Inteligencia y fe”, el 16 de noviembre.

  1. Usar repeticiones vanas

 “El Señor Jesús enseñó que cuando oramos no debemos usar vanas repeticiones (Mateo 6: 7). Es como si el número de oraciones que hace la persona aumentara su equilibrio. Pero el Señor Jesús nos dijo que debíamos hacer exactamente lo contrario”, explicó el Obispo. Entonces, en una oración, debemos ir directo al grano y no podemos hablar con Dios de manera mecánica (porque Él quiere una conversación sincera).

2. Ignorar la voluntad de Dios

“La Biblia muestra que las personas cometen errores cuando oran según su propia voluntad y no prestan mucha atención a la voluntad de Dios. En el “Padre Nuestro”, el Señor Jesús nos enseña: “Hágase su voluntad” (Mateo 6:10). Antes de pedir algo, tenemos que pedir la voluntad de Dios”, añadió.

3. No apoyar lo que pides sobre la Palabra de Dios

 “Si voy a pedir algo, ¿sobre qué base lo hago? ¿Qué derecho tengo para pedir eso? Cuando pides sin saber lo que dice la Palabra sobre lo que estás pidiendo, tu oración no tiene fundamento. Pero cuando oras y está escrito, tu oración tiene otro aspecto”, aclaró.

Por eso, es muy importante que conozcas y practiques el contenido de la Biblia, para que entiendas cuál es la voluntad de Dios para tu vida y, así, tu relación con Él se desarrolle.