Para honrar a Dios en la práctica es fundamental tres actitudes básicas

1 ° – Huir de la injusticia

La injusticia es pecado, y el pecado es todo aquello que desagrada a Dios, que debilita su fe y, en consecuencia, se vuelve dudoso, asustado, avergonzado, con ganas de huir y esconderse.

Todos pecamos, pero una cosa es pecar deliberadamente, sabe que está mal, pero quiere hacer su voluntad; sabe que está mal, pero quiere agradar a alguien, entonces amigo mío, está deshonrando a Dios. Quien quiera honrar a Dios debe servirle con temor.

Temor es apartarse del mal, someterse a la voluntad de Dios, vivir en santidad. Es separarse de los pequeños grupos, lugares, personas y tradiciones que no agradan a Dios. Cosas que involucran chismes, promiscuidad, violencia, mentira, injusticia…. 

2do – Piense en las cosas celestiales

Piense en las cosas del cielo. ¿No es ahí donde quiere ir? Entonces, ¿con qué frecuencia piensa en las cosas de Dios? Si quiere estar con Dios, entonces sus pensamientos deben estar en las cosas de Arriba. Pero, ¿Cómo es, en la práctica, pensar en las cosas celestiales?

Pensar en la Palabra de Dios, es meditar en lo que está escrito. Cúbrase los oídos espirituales para las noticias, las palabras negativas, las noticias falsas y céntrese en la Palabra.

3o – Agradarlo en todo

Solo hay una manera de hacer esto: haciendo todo con fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios. La fe es certeza, inteligencia, equilibrio. No es corazón, emoción; no es vivir por lo que ve, sino por lo que cree.

Si desea, lea el capítulo 11 de Hebreos, en el que el Espíritu Santo habla de los Héroes de la Fe del Antiguo Testamento. Hombres y mujeres que, incluso en medio a la derrota, la tribulación y la persecución, permanecieron firmes en su fe.

Vale la pena señalar que no fueron bautizados con el Espíritu Santo, ni tenían la Palabra que tenemos hoy. Entonces, si ellos permanecieron y vencieron, muchas más condiciones tenemos nosotros de hacerlo.

Fueron fieles a la palabra prometida a Dios hasta la muerte. Y el Espíritu Santo recomienda que pensemos en estos héroes y heroínas y sigamos su ejemplo. El Dios viviente es un Dios de votos, palabras, mandamientos y promesas. Pero, sólo puede cumplir sus promesas en la vida de quienes honran la palabra que le ha sido dada.

“Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Mateo 12:37