Las intenciones al respecto pueden ocultar por qué aún no ha sido sellado

Mucho se ha dicho sobre la importancia de recibir el Espíritu Santo. Los propósitos de fe se llevan a cabo constantemente para que la gente pueda buscarlo.

Sin embargo, muchos no pueden recibirlo. Llevan años en la iglesia, buscan a Dios y, aparentemente, hacen todo bien, pero el sello con el Espíritu del Altísimo no se da. ¿Por qué esto es tan común?

La respuesta está en la intención de la persona. El obispo Edir Macedo, en su blog, aclaró que “se equivoca quien busca el Espíritu de Dios con fines exclusivamente personales” y que por eso “muchos aún no han sido sellados”.

Sin embargo, desafortunadamente, muchos cristianos quieren ser bautizados solo para decirle al pastor que lo tienen o para poder andar haciendo alarde del Espíritu.

La Santa Biblia, sin embargo, muestra, a través del profeta Isaías, por qué Dios sella a los seres humanos. Vea abajo:

“El espíritu del Señor DIOS está sobre mí; porque el Señor me ha ungido para predicar buenas nuevas a los mansos; me envió para restaurar a los contritos de corazón, para proclamar la libertad a los cautivos y la apertura de la cárcel a los presos” Isaías 61: 1

El obispo Macedo aclaró que el bautismo con el Espíritu Santo no sucede para que la persona se llene de orgullo. “Cuando el Espíritu de Dios desciende sobre alguien, es para convertirlo en un instrumento en beneficio de los demás”, enseñó el obispo.

Por lo tanto, quien quiera ser bautizado debe, ante todo, evaluar sus intenciones. ¿Para qué quieres recibir el Espíritu del Altísimo? ¿Solo para poder decir en el círculo de amigos que finalmente lo recibió o para servirlo con todo su corazón, fe y entendimiento?

¿No lo has recibido todavía, porque necesitas prestar atención a tus intenciones? ¿No lo deseas en lo más profundo de tu corazón por mero orgullo? El hecho es que Él quiere descender sobre personas que sean sinceras consigo mismas y con Él, y quiere llenar con Su Espíritu a quienes verdaderamente lo honrarán.

“Creo con todo mi corazón que la razón principal de la venida del Espíritu Santo no es para alabarlo, adorarlo ni nada por el estilo, sino para permitir que sus siervos ganen almas”, comentó el obispo Macedo en su blog.

Ayuno de Daniel
Este propósito es una excelente oportunidad para que se evalúe a sí mismo. Está basado en el capítulo 10 del libro de Daniel en la Biblia. Describe la decisión de Daniel de buscar la sabiduría, el entendimiento y el favor de Dios durante 21 días.

Esta es una oportunidad para que se desconecte de la información secular, la música y el entretenimiento para pensar y evaluar sus intenciones en la búsqueda del Espíritu Santo. Hasta el 31 de diciembre, busca, habla con Dios y estate atento a Su voz, para que Él te muestre por qué aún no ha sido sellada.