“Les explicaré por qué no existe un feliz año nuevo y esa es una de las razones por las que no les deseo un feliz año nuevo”, dijo el obispo Renato Cardoso, al iniciar el programa Inteligencia y Fe, este lunes (28). ).

Para el obispo Renato, un feliz año nuevo no existe simplemente porque no es posible que algo inanimado sea feliz. Lo que hay es gente feliz. Continúa diciendo que, de hecho, este ritual de desear un feliz año nuevo es solo una norma social, una forma de expresar nuestros deseos a otra persona. Además, es un sentimiento fugaz, que en la práctica no marca ninguna diferencia en la vida de la persona.

“A menos que tú, además de desear, hagas algo para mejorar el año de esa persona. ¿De qué sirve desearte un feliz año nuevo si no hago nada para que tu año sea feliz? Entonces es un deseo pasajero que desaparece como humo en el aire, no tiene ningún sentido. Pero, si te voy a desear que seas feliz y te voy a ayudar a superar tu infelicidad es diferente, entonces ni siquiera necesito desear, solo necesito hacerlo”, observa.

Las emociones no cambian la realidad
También señala que la sociedad es muy emocional, por lo que valora tanto estas normas de expresión de deseos y sentimientos. Sin embargo, las emociones no cambian la realidad de las personas.

“¿Qué puede hacer feliz el año de una persona? No es el deseo de alguien. Tanto es así que ya has deseado, y ya te han deseado, un feliz año nuevo miles de veces en tu vida y no solucionaste nada. Ciertamente, en esa época, el año pasado mucha gente te deseaba un feliz año nuevo y mira lo que traía el 2020”, dijo.

Entonces, si realmente quieres una vida feliz, lo primero que tienes que hacer es dejar las cosas viejas que te hacen infeliz.

Haz esto y serás realmente feliz este nuevo año.
“¿Qué has estado practicando, cuáles son tus hábitos, actitudes, que has mantenido durante años y que no te hacen bien, que no te hacen feliz? Si quieres ser feliz en este nuevo año tienes que dejar atrás esas cosas viejas que te hacen infeliz. ¿Qué son estas cosas? Hay que detenerse a pensar”, orienta el obispo Renato.

Además, les aconseja a la persona que se tome 30 minutos del día para sentarse, con lápiz y papel, y anotar todo lo que ha hecho que lo hace infeliz, y las personas que lo rodean también. “Si eres autocrítico y escribes esto, tendrás más ganancias que toda la noche de fiesta y desearle a alguien un feliz año nuevo”, garantizó.

Hecho esto, dale la vuelta a la hoja y haz otra lista, contraria a la primera, de las cosas nuevas que tienes que hacer.

“Si simplemente haces estas dos cosas y empiezas a actuar en consecuencia, tu nuevo año será feliz, independientemente de quien lo desee. ¿Entiendes por qué no existe un feliz año nuevo? Lo que existe son personas que se hacen más felices y, en consecuencia, más felices a los que les rodean”, concluyó.