“En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?”

Salmos 56.11


Vidas felices las tienen los que confían en el Altísimo, porque en Su Palabra se plasma una vida íntegra, con Ella aprendemos la fe racional de no temer al hombre ni a nada.