El dolor del rechazo

 

El dolor de ser rechazado por la criatura que Él creó para que fuesen hijos …

El dolor de quedarse separado del Padre y del Espíritu Santo para poder cargar nuestros pecados e iniquidades …

El dolor de “conocer” la muerte para que conozcamos la Vida eterna …

Todo lo que pasamos para guardar nuestra fe, buena conciencia y salvación, se reduce a cero cuando recordamos lo que nuestro Señor enfrentó.

Y, un detalle, nosotros nos tenemos unos a los otros en los momentos difíciles, pero el Señor Jesús ¿a quién tenía?

Solo a la fe de que vencería, porque HABÍA OBEDECIDO AL PADRE EN TODO.

¡Fuerza! ¡Eh!